Norma UNE-EN 60068-2-27 – ACREDITADA POR ENAC – Ensayos ambientales Ea y guía: Choque.

Somos un laboratorio de ensayos de vibración acreditado por ENAC que cumple con la norma UNE-EN 60068-2-27. Esta norma de ensayos ambientales sobre Ea y guía: choque. Esta norma nos brinda un procedimiento normalizado para determinan la aptitud de un espécimen para soportar severidades especificadas de choques no repetitivos o repetitivos.

La prueba del ensayo recogida en la norma EN 60068-2-27 tiene como finalidad revelarnos las debilidades tanto mecánicas como de posibles degradaciones de los equipos o productos, causadas por los choques provocados en los ensayos de nuestro laboratorio acreditado. Junto con la información de la especificación particular, también puede utilizarse en algunos casos esta información para la demostración de la integridad estructural de los especímenes o como un medio del control de calidad del mismo.

En la UNE-EN 60068-2-27 está previsto en primer lugar los ensayos para especímenes desembalados y para objetos en su caja de transporte cuando esta última pueda considerarse como parte del espécimen. Hay que tener en cuenta que, si un objeto va a someterse al ensayo estando desembalado, se le denomina en esta norma “espécimen de ensayo”. Sin embargo, si el artículo está embalado, entonces al artículo en sí en su conjunto, se le va a denominar “producto” y al conjunto del artículo y su embalaje ser le denomina “espécimen de ensayo”.

Es importante saber que la norma EN 60068-2-27 se escribe en términos de formas de pulsos prescritos. En el anexo A, recoge una guía para la selección y aplicación de estos pulsos y en el anexo B, las características de las distintas formas del pulso.

A la hora de llevar a cabo el ensayo, y siempre que sea posible, intentamos reproducir en las instalaciones de nuestro laboratorio acreditado, los efectos del ambiente real tanto del transporte como operacional al que el espécimen estará sometido, o si el objeto del ensayo es evaluar la integridad estructural del espécimen, sacar la máxima información de cómo ha respondido al ensayo de choque y así poder satisfacer los requisitos de diseño para que llegado el momento no sufra ningún daño, ni degradación, al producirse algún movimiento sísmico.